Riesgos generales

La evaluación de riesgos generales del centro de trabajo tiene como objetivo la identificación de los peligros existentes en instalaciones, equipos y lugares de trabajo, ya sea por su incorrecta utilización o por la falta de revisiones periódicas o de mantenimiento. La finalidad es eliminar o controlar los riesgos y disponer, de esta manera, de unas instalaciones seguras y ajustadas a la legislación vigente.

 

Los riesgos generales, así como los específicos del puesto de trabajo deben ser evaluados en la respectiva evaluación de riesgos laborales, siendo su elaboración responsabilidad del empresario o la Administración pública respecto al personal a su servicio.

 

A continuación destacamos los riesgos generales más usuales en los centros de educación infantil junto a su causa y sus posibles medidas preventivas.

 

  • Caídas al mismo nivel: Mal estado del suelo, presencia de obstáculos o una incorrecta disposición del mobiliario.
  • El suelo de los pasillos y zonas de paso debe estar limpio y libre de cualquier obstáculo como carpetas, bolsos, libros, maletas…
  • Cuando apreciemos irregularidades en el suelo o esté resbaladizo, hemos de avisar inmediatamente al responsable de mantenimiento.
  • Utilizar calzado adecuado al tipo de trabajo que realizamos y mantenerlo en buen estado.
  • Iluminar adecuadamente las zonas de trabajo y de paso.

 

  • Caídas a distinto nivel: Mal estado de la escalera o presencia de obstáculos.
  • El suelo de las escaleras y zonas de paso debe estar limpio y libre de cualquier obstáculo como carpetas, bolsos, libros, maletas…
  • Cuando las escaleras estén resbaladizas hemos de avisar inmediatamente al responsable de mantenimiento.
  • Utilizar calzado adecuado.
  • Iluminar adecuadamente las zonas de trabajo y de paso.
  • Utilizar las escaleras menos transitadas por los alumnos.

 

  • Caídas de objetos en manipulación/objetos desprendidos: Durante la manipulación de cargas de objetos colocados en estanterías.

 

  • Establecer normas adecuadas de almacenamiento que eviten la caída de objetos almacenados.
  • Las estanterías deberán mantenerse en buenas condiciones.
  • Utilizar el método general de levantamiento de cargas.
  • Evitar movimientos bruscos con las cargas, así como manipularlas sentado/a.

 

  • Golpes contra objetos inmóviles: Posibles cajones sin cerrar, esquinas de mesas o las propias mesas de alumnos.

 

  • Emplear si es posible muebles con aristas redondeadas y de cajones con dispositivos de bloqueo que impidan salirse de sus guías.
  • No dejar abiertos cajones, ni mesas en medio de los pasillos.
  • Deben establecerse como mínimo 5 metros cuadrados de superficie libre de movimiento para el profesor.
  • Las zonas de paso deben estar limpias y libres de cualquier obstáculo como carpetas, bolsos, libros, maletas…
  • Iluminar adecuadamente las zonas de trabajo y de paso.

 

  • Golpes contra objetos móviles: Posibles golpes con alumnos en movimiento.

 

  • El suelo de los pasillos y zonas de paso debe estar limpio y libre de cualquier obstáculo como carpetas, bolsos, libros, maletas.
  • Evitar que los alumnos circulen por los pasillos corriendo.
  • Iluminar adecuadamente las zonas de trabajo y de paso.
  • Utilizar calzado adecuado.

 

  • Golpes/cortes con objetos y herramientas: Producido durante el manejo de papel, sobres, grapadoras, tijeras.

 

  • Deberá extremarse las precauciones con los filos de las hojas, sobres, grapadoras, etc. Todos los objetos punzantes o de corte (grapas, tijeras, etc.), deberán permanecer en los lugares destinados al efecto (cajones, etc.) de forma que no se abandonen en las sillas, encima de las mesas, suelo, etc.

 

  • Condiciones ambientales: Debido a problemas en la temperatura, humedad, iluminación, ruido, ventilación, etc.

 

  • La temperatura debe oscilar entre los 20 y 22ºC.
  • Para no producir molestias por humedad ni por sequedad, la humedad debe oscilar entre el 35% y el 45% de humedad. La utilización de medios de calefacción provoca un descenso bajo del nivel de humedad.
  • La iluminación, a ser posible debe ser natural. Las ventanas deben estar en los espacios laterales, evitando que tanto el profesor como los alumnos tuvieran ventanas frente a sí. En caso de iluminación artificial, debe ser clara pero no estridente. Esta iluminación debe oscilar sobre los 500 lux.
  • Es lógico que existan ruidos débiles, productos de la propia práctica, pero deben anularse los generados gratuitamente por los alumnos.

 

  • Riesgo eléctrico: Manipulación de los diferentes aparatos que se utilizan como elementos de soporte en la impartición de las clases (retroproyectores, ordenadores portátiles, proyectores de diapositivas…)

 

  • Antes de utilizar un equipo deberemos verificar que se encuentra en buen estado para ser utilizado.
  • Comprobar antes de utilizar un equipo el estado del enchufe al que se va a conectar.
  • Para desconectar un equipo de la corriente, siempre debemos estirar de la clavija y nunca del cable.
  • Siempre debemos operar con los mandos previstos por el fabricante o instalador. No se pueden alterar nunca los dispositivos de seguridad, ya que su función de protección quedaría anulada.
  • En caso de avería, la primera medida a adoptar es desconectar la corriente e informar al técnico o al departamento de mantenimiento.

 

Así mismo, los centros de trabajo deben cumplir lo indicado en el Real Decreto 486/1997, sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud en los centros de trabajo, especialmente en cuanto a los siguientes aspectos:

 

  1. Señalización de seguridad y salud en el trabajo.
  2. Condiciones ambientales de los lugares de trabajo.
  3. Primeros auxilios.

 

  1. Señalización de seguridad y salud en el trabajo

 

La señalización siempre debe utilizarse para indicar una situación o clase de riesgo que comporte alguna de estas características:

 

  • Es una medida complementaria
  • Es una alternativa provisional de prevención hasta implantar las medidas de seguridad necesarias.
  • No se ha podido eliminar tras la evaluación de riesgos

 

En este sentido, resaltamos que la señalización por sí misma nunca elimina el riesgo.

 

Criterios para el empleo de señales:

 

  • Llamar la atención de los trabajadores sobre la existencia de determinados riesgos.
  • Alertar sobre situaciones de emergencia.
  • Facilitar la localización de determinados medios de protección, evacuación de emergencia o primeros auxilios.
  • Orientar cuando se realicen determinadas maniobras.
  • Falta de eficacia de medidas técnicas u organizativas.
  • Como complemento de cualquier medida implantada.

 

Deben señalizar:

 

  • Acceso a zonas que requieran uso de Equipos de Protección individual.
  • Zonas o locales que requieran acceso de personal autorizado.
  • Vías y salidas de evacuación.
  • Equipos de lucha contra incendios y de primeros auxilios.

 

Requisitos de utilización de señales:

 

  • Se instalaran a una altura y posición apropiadas al ángulo visual.
  • El lugar debe estar iluminado y ser accesible.
  • No utilizar demasiadas señales próximas entre sí.
  • Se retirarán cuando deje de existir la situación que las justifica.

 

Tipos de señales:

 

  • Advertencia: Forma triangular. Pictograma negro sobre fondo amarillo.
  • Prohibición: Forma redonda. Pictograma negro sobre fondo blanco, bordes y banda transversal.
  • Obligación: Forma redonda. Pictograma blanco sobre fondo azul.
  • Uso de equipos contra incendios: Forma rectangular o cuadrada. Pictograma blanco sobre fondo rojo.
  • Salvamento o socorro: Forma rectangular o cuadrada. Pictograma sobre fondo verde.

 

Ejemplos de señalización común en los centros escolares:

 

  • Salidas de emergencia
  • Disposición de elementos de lucha contra incendios
  • Existencia de riesgo eléctrico
  • Peligro de resbalar cuando se limpia el suelo o llueve
  • Peligro sustancias tóxicas, en laboratorios
  • Material inflamable

 

Los ejemplos de señalización común en centros escolares son los siguientes:

 

  • Salida de emergencia
  • Disposición de elementos de lucha contra incendios
  • Existencia de riesgo eléctrico
  • Peligro de resbalar, cuando se limpia el suelo o cuando llueve
  • Peligro sustancias tóxicas, en laboratorios
  • Material inflamable

 

  1. Condiciones ambientales de los lugares de trabajo

 

Las condiciones ambientales no deben suponer un riesgo para la seguridad y la salud, de manera que se eviten las temperaturas y las humedades extremas, los cambios bruscos de temperatura, las corrientes de aire molestas, los olores desagradables, la irradiación excesiva y, en particular, la radiación solar a través de ventanas, luces o tabiques acristalados.

 

En los locales de trabajo cerrados deben cumplirse las siguientes condiciones:

ambientales

Respecto a la iluminación, en los lugares de trabajo se dará preferencia la luz natural que deberá complementarse con una iluminación artificial cuando la primera, por sí sola, no garantice las condiciones de visibilidad adecuadas.

Los niveles mínimos de iluminación de los lugares de trabajo son los establecidos en la siguiente tabla:

 iluminacion

El nivel de iluminación de una zona en la que se ejecute una tarea se medirá a la altura donde ésta se realice; en el caso de zonas de uso general a 85 cm. del suelo y en el de las vías de circulación a nivel del suelo.

  1. Emergencias

Una emergencia es un suceso que aparece de forma súbita e inesperada y que puede producir daños a las personas o bienes.

Entre las situaciones de emergencia que pueden llegar a producirse en los centros de educación infantil, y por tanto afectar a trabajadores y alumnos, están: incendios, amenazas de bomba, escapes radiactivos, inundaciones, terremotos, etc. Todas ellas  pueden producir consecuencias enormemente peligrosas para la integridad física de los ocupantes del edificio.

La legislación vigente establece la obligación de los titulares de los centros de trabajo – el empresario, en el caso de centros privados, o la Administración, en el caso de centros de titularidad pública- de realizar un plan de emergencia y evacuación del  centro y, al mismo tiempo,  establecer las  distintas medidas de Autoprotección que garanticen con los propios recursos del centro-  una correcta actuación ante esta emergencia hasta que lleguen los servicios de protección externos, policía, bomberos, ambulancias, etc.

El objetivo de este plan es  capacitar a los titulares de los centros para:

  • Identificar los peligros potenciales susceptibles de generar una situación de emergencia.
  • Adoptar las medidas preventivas que reduzcan la posibilidad de generar una situación de emergencia.
  • Estar preparados para afrontar una situación de emergencia si ésta, finalmente, llega a producirse.

Igualmente, como sucede con la evaluación de riesgos y la planificación de la actividad preventiva, los trabajadores deben recibir formación e información sobre las normas de actuación en caso de emergencia, así como sobre el contenido del Plan de autoprotección.

  1. Primeros auxilios

En el siguiente apartado recopilamos una norma general en primeros auxilios que no sólo es útil en el medio laboral, sino en cualquier ámbito de la vida.

Se trata de una actuación básica y de sentido común, que en ningún caso debe sustituir la intervención de un facultativo o personal formado en la materia. En este sentido, es importante no practicar técnicas que no se conocen o que no hemos sido instruidos en ellas.

A continuación consideramos las técnicas que han de aplicarse sobre un accidentado en los instantes inmediatamente posteriores a un accidente, nos referimos a las tres actuaciones secuenciales para empezar a atender al accidentado, conocidas con el nombre de PAS.

  • P de PROTEGER: Antes de actuar, hemos de tener la seguridad de que tanto el accidentado como nosotros mismos estamos fuera de todo peligro. Por ejemplo, ante un accidente eléctrico, no tocaremos al accidentado hasta asegurarnos que se ha cortado el suministro eléctrico. Si no se puede cerrar el paso de la corriente, retiraremos al accidentado empleando objetos aislantes (guantes, botas, cuerdas, madera, etc.).
  • A de AVISAR: Siempre que sea posible daremos aviso a los servicios sanitarios (médico, ambulancia…) de la existencia del accidente, de este modo, activamos el Sistema de Emergencia, para inmediatamente empezar a socorrer en espera de ayuda.
  • S de SOCORRER: Una vez hemos protegido y avisado, procederemos a actuar sobre el accidentado, reconociendo sus signos vitales, siempre por el siguiente orden:
  1. Conciencia
  2. Respiración
  3. Pulso

Igualmente, en el Anexo VI del referido Real Decreto 486/1997, sobre Lugares de Trabajo se establece que los lugares de trabajo dispondrán de material y en su caso, de los locales necesarios para la prestación de primeros auxilios a los trabajadores accidentados y las condiciones mínimas que éstos deben cumplir.

Dependiendo del riesgo existente en la empresa, del tamaño de la misma y de las facilidades de acceso al centro de asistencia más próximo así como de la fecha de creación de los citados lugares de trabajo, se deberá procurar desde un botiquín portátil hasta una sala especial.

Los botiquines deben estar señalizados y han de contener material de primeros auxilios, su contenido ha de estar ordenado, se ha de reponer el material usado y verificar la fecha de caducidad.

botiquin